Volver al trabajo luego de la maternidad

La causa más frecuente de abandono de la lactancia es el regreso al trabajo o a cualquier actividad diaria que nos impida estar todo el tiempo con nuestros bebés.

Cuando la mamita que amamanta debe separase de su hijo para retomar sus obligaciones laborales, es momento de iniciar el proceso de sacar y almacenar la leche materna.

Es importante tomarse el tiempo necesario para hacer este proceso, así que, mamita no te desanimes si en los primeros días te sacas menos cantidad, recuerda que cada gota cuenta para la alimentación de nuestros pequeños. Lo que te recomendamos es que unas semanas antes de tu regreso a trabajar inicies la succión manual de la leche y empieces a reservarla en el congelador.

Esta leche la conservaremos para que la persona que se queda con nuestro bebé inicie la toma en nuestra ausencia. A continuación te daremos 3 consejos para volver al trabajo luego de la maternidad que son importantes para lograr que esta separación sea exitosa sin dejar la lactancia completamente.

1. Estar conscientes del momento en que debemos retomar nuestras labores: Cuando somos conscientes del momento en que debemos regresar al trabajo es más fácil levantarnos un día y salir de la casa. Nuestros bebés entienden todo lo que pasa a su alrededor, así que iniciemos explicándoles y contándoles que debemos irnos de su lado por unas horas, pero que eso no quiere decir que los vamos a abandonar.

2. Cómo debemos almacenar la leche: Es importante que utilicemos siempre un recipiente con tapa apto para alimentos, o bolsas herméticas cada vez que se guarde la leche debemos etiquetar el envase o la bolsa con la fecha en que se hizo la extracción. Si la almacenamos en bolsas es primordial sacarles todo el aire. Es necesario anotar la fecha de almacenamiento, cuándo retires leche almacenada, debes hacerlo según el tiempo que lleve congelada, de la más antigua a la más reciente. Si tienes la leche en temperatura ambiente puedes usarla antes de las 8 a 12 horas, si la tienes en la nevera (al fondo de la primera bandeja, no en la puerta) la puedes usar hasta 5 días después, en congelador de una puerta hasta 14 días y en congelador de dos puertas hasta 3 meses.

3. Cómo desde la empresa pueden apoyar la continuidad de la lactancia: Hasta que nuestros bebés cumplan 6 meses disponemos de una hora de lactancia que se puede dividir en dos fracciones, 30 minutos cada una, sin que nuestra remuneración se vea afectada.

Mantener la lactancia no es difícil, si las condiciones del trabajo nos lo permiten y teniendo en cuenta que ahora muchas empresas son conscientes de la importancia de la primera infancia, la mejor opción siempre será tener la oportunidad de llevar a nuestro bebé al trabajo en las pausas de la madre para que le dé el pecho y mucho mejor si la empresa tiene espacios para lactancia. Si esto definitivamente no es posible es necesario que nuestros pequeños tomen la leche previamente extraída.

Es importante anotar que algunos bebés cambian el ritmo de las tomas, descansando mientras estamos separadas de ellos, esto aumenta el número de tomas cuando estamos con ellos, especialmente en la noche.

Pero no se preocupen mamitas, si se aprovecha bien la toma nocturna, podremos descansar lo suficiente sin alterar nuestro sueño.

Disfrutemos la lactancia, no tenemos afanes para dejar de hacerlo. Nuestros hijos necesitan esa cercanía, darle leche a demanda, tantas veces como lo necesiten, lo único verdadero es que la lactancia materna es la mejor manera de decirles cuantos los amamos y lo importante que son para nosotras. Volver al trabajo luego de la maternidad no debería ser difícil para nosotras cuándo somos conscientes de que esto tarde o temprano va a suceder, de nosotras depende la tranquilidad de nuestro bebé cuando no este con su mamá.

Deja un comentario